Skip to content

❝Cuando tienes que valorar la conducta de tu hijo, el cual será premiado con el Oscar de la academia en la próxima edición, es difícil.

Marcos es capaz de combinar lo mejor y lo peor, la ira (cada día menos) y la mimoseria, el crack del momento con el niño más ausente, pero sigue siendo Marcos.

El despertar es como el tiempo; variable, hay días que no tienes ni el mínimo problema y días que mejor no haberlo despertado, a la hora de vestir, desayunar, arrancar para el cole, cada día es una aventura.

Cuando esta conducta la intentas corregir con un famoso contrato, ojo…, sale el genio, el niño que sabe demasiado, y es ahí donde Marcos quiere jugar en tu terreno, y no quiere saber lo que es un contrato, mejor expresado… Marcos no quiere distinguir el inicio y el final de dicho contrato. Ej.: “si haces los deberes, ves tele al día siguiente” te recuerda hábilmente que ayer hizo los deberes y que toca tele; cuando le dices que eso fue ayer, te puede sorprender de variadas formas, con cabreo inicial combinándolo con el drama para después decirte que te perdona… la sumisión del acto, sabiendo que no va a ver tele, pero siempre dejando una puerta abierta, “vale papi, vale mami, LUEGO MAÑANA VEMOS TELE.”

El comportamiento fuera de casa es por momentos predecible, todas las tardes al venir del cole quiere el bollo en el híper, todas las tardes tiene la misma respuesta; “No”.  Sin contrato hay respuesta con cabreo momentáneo contestado por nosotros con indiferencia y en breve momentos búsqueda de mimoseria por parte suya, el bucle difiere poco por las tardes, pero al final hemos conseguido llegar a casa en unos 20 minutos (150 metros).

Lo que hemos notado es un cambio de comportamiento en casa de los abuelos, siempre ir a ver a los abuelos, significa consentimiento por su parte para que sus nietos hagan lo que quieran, poco a poco vemos que Marcos obedece a lo que antes era imposible: que quitara él mismo la tele se está acostumbrando y sin rechistar, cosa que antes era entre imposible y espectáculo de circo…y sin contrato por medio.

Ha mejorado en conducta en la mesa y después de cenar… Él recoge su plato y lo lleva a la pila, es una costumbre que él solo viene realizando, a la cual, nosotros se lo reconocemos y premiamos (ya sea comida que le guste o chocolate), luego a la hora de acostarse, lo hace bastante bien y durmiendo pronto… y no es fácil, teniendo a Jaime de vecino.

En el colegio creo por lo que me comentan que solo a veces, y cada día menos y rara vez, tiene espectáculos fuera de lugar.

Los contratos no ha garantizado que Marcos entienda que hay recompensa después de un acto que consideramos positivo…haces los deberes, recompensa, pero cuando cambiamos la recompensa de la tele por la calle, Marcos prefiere el paseo con visita a la churrería del barrio, así que sale más caro la recompensa..jajaja.

Hay mucho que trabajar pero creemos que el camino es el adecuado.

 

Pd: delante mia, le ha pedido a Alba, Marta y la chiquilla de prácticas, que se casen con él, así que no te hagas muchas ilusiones.❞

Play Video