Skip to content

Hoy os queremos hablar de una parte muy importante de nuestros peques y a veces tan olvidada. ¡La coordinación con los coles! Al final la escuela es un lugar en el que nuestros hijos pasan mucho tiempo y a veces los profes no saben cómo hacer frente a diversas situaciones que les ocurren en el contexto del aula.

Esto es algo totalmente normal, los profesores habitualmente tienen un ratio de 20-25 niños, y el 90% de alumnos que tienen son niños de desarrollo típico y no tienen las suficientes herramientas para tratar con alguno que presente algún tipo de diversidad en su desarrollo. En ese momento, es cuando nosotras entramos en acción. Nos coordinamos con los colegios, tenemos reuniones con los profesores y tutores, todo esto lo realizamos con la finalidad de dotarles de herramientas y recursos útiles para manejar determinadas situaciones en el contexto grupal, es decir, pretendemos compartir las pautas que, desde nuestro punto de vista y experiencia, mejor le convengan para responder ante ciertos tipos de situaciones acaecidas en el aula.

Al final, somos un equipo multidisciplinar, ya que como hemos dicho, todos estamos en las vidas de nuestros niños, y si remamos en la misma dirección avanzaremos mucho más. Por eso mismo somos un equipo, las familias, profesores, nosotras y todas aquellas personas que formen parte del día a día del niño…

¿Cómo ayudamos al colegio? Podemos hacer varias cosas dependiendo un poco de las necesidades del niño y la estructura del colegio. Algunas veces nos limitamos a dar pautas a los profesores, por ejemplo, qué hacer si el alumno se enfada y acaba en rabieta, cuando el alumno no tiene la autonomía suficiente para hacer determinadas tareas qué tipo de ayuda se le puede dar, o como incluirle en su grupo de iguales.

Otras veces hacemos apoyo sombra, vamos al colegio determinados días, nos ponemos detrás del peque, y le vamos dando ese apoyo que a veces necesitan, para que pueda permanecer un determinado tiempo haciendo la tarea como sus compañeros, poder formar parte de un juego en educación física o incluso en el recreo para que en vez de estar deambulando por el patio pueda aprovechar esos momentos para trabajar habilidades de interacción social o juego. Así, poco a poco cada vez habrá menos diferencias con su grupo de referencia.

Además, a nivel profesional es algo que a nosotras nos encanta hacer, ya que vemos cómo se relacionan o se comportan en otro ambiente y poder contribuir a mejorar su calidad de vida en diferentes contextos es nuestro reforzador!

¡Todos estamos en el mismo equipo!

Play Video