Skip to content

La labor realizada dentro del contexto escolar por personal de nuestro colectivo, supone una intervención personalizada,individualizada y exclusiva para aquellos niños y niñas con diversidad a los que va dirigida.

Además de la intervención, se lleva a cabo una colaboración en evaluación psicopedagógica y un plan de prevención de necesidades educativas o de aprendizaje.

Dicha intervención implica un apoyo durante el proceso de aprendizaje de estos alumnos para optimizar, trabajar, dar funcionalidad y generalizar las habilidades y competencias en función de las necesidades individuales de cada uno, dotar de estrategias y herramientas para una mayor autonomía y en general, para potenciar el desarrollo integral de todas las áreas del desarrollo.

En la mayoría de las ocasiones, las diferencias existentes suelen estar relacionadas con el desarrollo sensorial, a nivel motor, afectivo… y en general, en el desarrollo de habilidades y aprendizajes básicos.

En el contexto escolar, se trabaja dentro del aula según marca el currículum. La intervención depende de la organización del centro, de su política interna y de la implicación de los profesionales.

Normalmente, el terapeuta supone una figura de apoyo para el tutor del aula, colaborando en las labores de enseñanza y dando atención individualizada al niño cuando sea necesaria. Además, se dotará de estrategias al tutor para una mayor efectividad en la enseñanza del alumno con diversidad y así integrar al niño en el proceso de enseñanza-aprendizaje dentro del grupo-clase.

Para que la labor del terapeuta sea efectiva dentro del contexto escolar, es necesaria la participación activa de cada uno de los profesionales que estén implicados de manera directa en la educación del niño/a. 

Esto supone la realización de un plan de trabajo coordinado para potenciar al máximo las capacidades mediante el establecimiento de objetivos comunes, competencias, estrategias y metodología a seguir, etc., todo ello en función de las características individuales, así como del nivel educativo en el que se encuentre el pequeño.

Todo el plan de coordinación entre los profesionales del centro supone un plan flexible y cambiante en función de los resultados y objetivos alcanzados y en base a los avances observados, así como también a las dificultades que se puedan presentar. 

El continuo feed-back entre profesionales hace posible una pronta y efectiva modificación del plan de trabajo y coordinación si los resultados obtenidos en un periodo de tiempo no son los esperados o deseados.

Es de especial importancia que las personas que trabajan con el niño tengan un fin común y unos objetivos claros marcados para una intervención efectiva y para así potenciar y optimizar el desarrollo del pequeño y su integración real dentro y fuera del aula.

Play Video